TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

Transtorno obsesivo compulsivo

DEFINICIÓN

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un conflicto de ansiedad, se caracteriza por presentar pensamientos de índole intrusiva, repetitiva y persistente, provocando a la persona dosis de inquietud, aprensión, miedo y preocupación, y a repetir conductas llamadas compulsiones, con el fin de disminuir la ansiedad que provoca.

Los síntomas del TOC se pueden presentarse a cualquier edad, siendo su repetición en el tiempo causa de alguna discapacidad.

La OMS lo incluye entre las 20 primeras enfermedades discapacitantes, con una prevalencia del 0,8 % en los adultos y del 0,25 % en niños y adolescentes, y entre las 5 enfermedades psiquiátricas más comunes.

Varios estudios científicos han visto que las personas que padecen TOC tienen una baja calidad de vida, dado que esta condición puede llegar a ser tanto mental cómo físicamente agotadora, y puede
ser causal de incapacidad laboral temporal o permanente.

Las obsesiones más vistas son el miedo a contaminarse, miedo de encontrarse en peligro o de que otras personas lo estén.

Necesidad imperiosa de tener todo ordenado, que todo sea exacto, y con un mundo de dudas.

Es muy común que la persona que sufre TOC sea reservada sobre hablar de sus síntomas con familiares y amigos, padeciendo esta enfermedad en solitario y sólo van al médico a los muchos años de su aparición durante los cuales han tratado de aparentar normalidad por lo que alrededor del 34 % de los que lo sufren les da una fuerte depresión en el momento de diagnosticarles la enfermedad, y el 66% restante lo sufrirá por siempre.

La sicología ha intentado conseguir una explicación de sus causas sin éxito, al día de hoy existen muchas las teorías que han intentando dar explicación a sus causas, o lo que podría ser una combinación de ellas.

Estudios realizados en gemelos, que presentan una gran concordancia, indican la existencia de fuertes factores genéticos durante su desarrollo, aunque la forma de transmisión es aún desconocida.

Otros sugieren que podría estar relacionada con la educación durante la infancia, en especial en educaciones extremadamente rígidas.

Otra teoría nos indica que la combinación de factores biológicos (antecedentes familiares de TOC) y sociales (como padres sobreprotectores y controladores) podrían de alguna forma ser las causas de las alteraciones en este tipo de trastorno.

La mayoría de los pacientes con TOC fueron criados por padres excesivamente controladores y rectos que nunca reforzaron su autoestima y que desde temprana edad contribuyeron al  incremento de su ansiedad, inseguridad y falta de autoestima, lo que al crecer, el niño tendrá muchos pensamientos negativos y preocupaciones que serán lo que predomine,  durante la adolescencia y edad adulta las obsesiones y las compulsiones.

TRATAMIENTOS TOC

Estudios realizados por Guidano y Liotti.

Las interacciones padre-hijo inseguras y frías que hacen que el niño (en algunos casos personas adultas) esté inseguro acerca de hasta qué grado es amado, querido o valioso, esto puede llevar a una continua revisión sobre la relación padre-hijo.

El perfeccionismo y los comportamientos compulsivos median como una forma de asegurar aprobación y estabilizar la percepción de uno mismo como ser valioso.

Esas formas de interacción padre-hijo pueden desembocar en el hijo miedo a experimentar sentimientos fuertes, lo cual es contraproducente para que la persona tenga la capacidad de enfrentarse independientemente con experiencias emocionales, cuando no tenga a nadie que le ayude con sus emociones se abocará a rituales obsesivos como única forma de hacer su mundo seguro.

Cuando sea adulto esto tendrá un efecto muy negativo en las relaciones de pareja, cuando son jóvenes reaccionan a esta ansiedad con actos agresivos contra los miembros de su familia.

También nos recalca Miguel Martínez, médico psicoanalista especialista en TOC, «se ha constatado una relación directa entre una ambivalencia afectiva hacia los padres y el origen de los rituales obsesivos del TOC».

Se ha visto que en ambos sexos la relación en pareja a edades medias  que la concepción de hijos es poca o nula.

También tienen un nivel educativo e inteligencia por encima de la media? (es de observar que la propia naturaleza del trastorno requiere de patrones mentales más complicados que la media y profesionalmente son muy competentes, sin embargo su vida personal y familiar es desastrosa, debido a las molestias que el TOC sitúa sobre ellos.

En buena parte a que los rituales compulsivos son a menudo tediosos y les lleva mucho tiempo, tienen tendencia a no ser puntuales en el trabajo o a la escuela, lo que degenera en problemas laborales y familiares.

En otros estudios realizados se ha visto que muchos se encuentran aislados y tienen pocas amistades o ninguna, ya que se ven envueltos de realizar sus rituales obsesivos y compulsivos durante horas, quedándoles muy poco tiempo o energía para compartir con los amigos o la familia.

El obsesivo vive encerrado en una «celda» creada por él mismo, no permitiéndose realizar otras
actividades de ocio y culpabilizándose él mismo, para de este modo estar siempre encerrado para realizar sus rituales y tranquilizarse.

A pesar de no querer estar encerrado, le tiene miedo a la libertad y la confunde con la falta de límites.

Se ha observado una tendencia de requerir en forma exagerada la figura de la madre, incluso a edades avanzadas, con la finalidad de satisfacer un deseo inconsciente de protección, llevándole a tener problemas de madurez personal y sexual.

Algunos fármacos son eficaces en el tratamiento del TOC, hoy no sólo existen terapias eficaces, sino que también hay muchas investigaciones sobre las causas que afectan este problema neurológico y una búsqueda de nuevos tratamientos.

El tratamiento farmacológico se basa en el uso de antidepresivos ya sean los clásicos tricíclicos o los más modernos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS).

Estos tienen una eficiencia de mejora entre el 40 al 60 % de los pacientes, pero los efectos secundarios, debido a las altas dosis requeridas para el tratamiento, llevan a elevadas tasas de abandono del tratamiento.

El que mayor se observa es su efecto en la sexualidad, porque provoca inhibición y dificultad para alcanzar el orgasmo.

En consecuencia en algunas ocasiones se hace uso de dopaminérgicos que no tienen el efecto negativo sobre el sexo, como la agomelatina (Valdoxán).

Sin embargo hay muchos pacientes que no reaccionan a él, y al dejar de medicarse el trastorno regresa independientemente del tiempo que se haya estado tomando, entre un 70-90 % de los pacientes tratados con medicamentos recaen en tan solo unas pocas semanas.

Es por eso que una gran cantidad de pacientes tratados sólo con medicación tienen que darse cuenta de su toma durante toda su vida.

Por otra parte, el «tratamiento natural» del TOC, basado en el precursor de la serotonina L-5-Hidroxitriptófano, a pesar de haberse mostrado más efectivo que el triptófano, actualmente carece de evidencia clínica que pruebe su efectividad.

 Trastorno obsesivo compulsivo y la Biodescodificación®

El método de la Biodescodificación® lo define como Patología de la ansiedad que provoca comportamientos de obsesión (ideas fijas) y compulsión (obligación de realizar algo) para alejarse de la angustia.

El sujeto suele ser consciente de sus comportamientos pero no puede evitarlos.

En la técnica de la Biodescodificación®: Conflicto de separación y repugnancia. Conflicto transgeneracional.

El sentido biológico de este trastorno: Los movimientos, gestos o rituales suelen tener la función de aliviar un malestar y no pensar en la actividad conflictiva que provoca la angustia, aunque hacen sentir al que los padece, culpable por no poder evitar esos comportamientos.

Está relaciona con la cuarta etapa del desarrollo embrionario  en cuanto a las relaciones familiares y personales.

Conflicto involucrado: Constelación de conflictos de separación y repugnancia.

El método de la Biodescodificación indaga sobre el proyecto sentido (cuando estábamos en el vientre materno) y el transgeneracional (sobre nuestros antepasados, entre dos a tres generaciones).

Hay que observar también el sentido del gesto, la acción, los rituales.

Las personas que sufren de este trastorno (TOC) se les clasifica como:

Limpiadores: Gente que lo limpia todo. Llevan un conflicto de mancha y suciedad, probablemente por abusos recibidos o heredados del transgeneracional.

Acumuladores o síndrome de Diógenes: Personas que no quieren desprenderse de algo vital, acumulando todo tipo de cosas.

Verificadores: Personas que lo revisan todo minuciosamente, intentan evitar que se vuelva a producir una catástrofe que vivieron ellos o se vivió por algún antepasado (el transgeneracional).

Lavarse las manos: Buscar memorias de mancha (violación), situaciones sucias vividas durante la infancia o por antepasados.

Sonarse la nariz: Buscar un hijo fuera del matrimonio o perdido en el transgeneracional.

El terapeuta en Biodescodificación® indaga todos estos aspectos en el cliente a fin de llegar a encontrar, lo que se llama en el método, el momento semilla o sea el momento en se codificó el conflicto generando a la persona los inconvenientes de este trastorno.

Una vez encontrado, el terapeuta mediante otras técnicas ayuda al cliente a descodificar de su inconsciente ese programa heredado.

3 comentarios en “TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO”

Deja un comentario